RESUMEN 8ª ETAPA
5,7 km AZOFRA
15,2 km CIRUEÑA
22 km SANTO DOMINGO DE LA CALZADA
DESCRIPCIÓN: Salgo de NÁJERA temprano y sin desayunar. Ver amanecer desde lo alto de los cerros rojizos entre pinares es algo esencial para mí al iniciar esta etapa. A lo lejos veo la sierra de la DEMANDA (llevo mapa para reconocerla) y enseguida llego a AZOFRA (5,7 km) donde desayuno rodeada de peregrinos comiendo huevos fritos. A mí me ponen una tostada con tomate de su huerta.
Una preciosa llanura por tierras de cereales me sube a CIRUEÑA (15,2 km) donde me encuentro de lleno en una macro-urbanización perteneciente a un campo de golf. No gusta a los peregrinos pero yo entro en su cafetería (abierta al público y sin precios abusivos) y me tomo algo mirando a los extensos campos de hierba bien cuidada. Antes de llegar al final de la etapa, pasamos por campos de lúpulo y almacenes de patata (muy famosa en la zona por su extraordinaria calidad).
Lo mejor de este bello pueblo SANTO DOMINGO DE LA CALZADA (22 km) es su CATEDRAL con su torre exenta a la que puedes subir. Hay visita guiada. A mis nietos les gusta que les cuente la leyenda de “el milagro del gallo”. También acuérdate de ver la plaza MAYOR. En mi CAMINO del mi 70 cumpleaños me acompañaron parte de esta etapa toda mi familia: marido, hijos y sus familias (¡14!). Me hizo mucha ilusión compartir con ellos un rato de camino pedregoso. Además en Santo Domingo si te acercas al Paseo del Espolón encontrarás muchos lugares para comer y cenar. También hay buenos restaurantes por la zona vieja del pueblo y en la calle Mayor.

 

 

SERVICIOS: TAXI 650451540 Luis Angel (Jacotrans).

ALOJAMIENTO: Aquí no tengas duda: EL MOLINO DE  FLOREN (941342931) (molino histórico rehabilitado con cariño y gusto) es uno de los lugares donde yo descanso mejor de todo el camino. Ahora ya está en Booking. Y no dejes de desayunar en su magnífico bufé con yogur y mermeladas caseras. Tiene, además, un coqueto salón con cómodos sillones donde puedes preparar la etapa de mañana. Increíble el trato y la tranquilidad. La primera vez fui a la hospedería CISTERCIENSE pero ni color. Me decepcionaron las monjitas.